Despido procedente e improcedente

95 425 59 38
Despido procedente e improcedente

En toda asesoría fiscal y laboral en Sevilla sabemos que todos los despidos no tienen uniformidad de características y, por tanto, tampoco generan los mismos derechos y deberes, lo que puede llevar a confusión. Te explicamos los diferentes tipos y sus características.

En el trabajo de una asesoría fiscal y laboral en Sevilla una de las cuestiones más importantes es conocer las diferencias entre despido procedente e improcedente. El primero es el que se aplica a un trabajador con motivos justificados, ya sean derivados del propio empleado o por parte de la empresa. El segundo es aquel en el que se despide al empleado sin motivos justificados, bien porque teniéndolos no está en condiciones de poderlo demostrar o porque los que se alegan no son probatorios.

Otra de las grandes diferencias entre los tipos de despido son las indemnizaciones asociadas a cada uno de ellos. Cualquier despido considerado improcedente genera la obligación de pagar al trabajador una cantidad de dinero como indemnización. La cuantía depende de la antigüedad del trabajador y de su salario. Será de 33 días por año trabajado hasta la fecha de despido, si su trabajo comenzó a partir de la reforma laboral del 2012. Si empezó con anterioridad al citado año, le corresponden 45 días por año trabajado.

En el caso de los despidos procedentes, la cuestión de la indemnización se complica un poco. Si se produce por causas no imputables al trabajador sería un despido objetivo y este tendría derecho a recibir 20 días de salario por cada año trabajado. Si es por causas imputables al trabajador no tendría derecho a indemnización.

La forma en que debemos actuar ante un proceso de despido genera numerosas dudas e inseguridades. No existe una única forma de proceder y siempre hay varias soluciones. En Bufete Ordóñez Merón te ayudamos a dar con la mejor.

haz clic para copiar mailmail copiado